Discóbolo: la revista del underground famoso

A través de la web de El Rancho, el sello que fundan los componentes de Pony Bravo, bajo licencia creative commons, descubro una publicación enlazada en la página que dice llamarse Discóbolo, me llama la atención porque desde su portada me mira un elvis imposible, una especie de versión punki del rey del rock. Alimentada por el misterio de esta imagen corro a curiosear en la versión pdf de este pasquín, pero estoy en el trabajo y no hay tiempo suficiente para entender de qué va esto. Días más tarde en una librería de mi barrio sevillano, vuelvo a encontrarme con el rey en papel que con su media sonrisa me hipnotiza desde una estantería, cojo tres ejemplares sin contemplación. Y qué descubro… que Daniel Alonso, la voz de los Pony, el mismo que nos deja boquiabiertos delante de cualquiera de las portadas de sus discos o de la cartelería de sus conciertos, es el autor también de esta portada de Discóbolo donde Elvis se funde con el cantante de The Clash. Entonces me sumerjo en el nº 5 donde un grupo de amigos tocados por el mundo del disco (se definen como discobolistas) pretenden explayarse sobre el universo que les une. Y de qué manera: desde la libertad más delirante y la distribución no premeditada de los contenidos en la revista. Se unen a la licencia creative commons, faltaba más.
El Discóbolo de papel que comienza su andadura en el invierno de 2008, es una manta doblada en 6 partes, intencionadamente obsoleta que sirve como ellos dicen “como mantel a la mesa, cucurucho en la cabeza y sábana en el amor”. Además tiene su avatar digital que desde la web te invita a perderte en los tentáculos del universo discobólico, donde a través de secciones como el underground famoso, los jardines místicos o la presentación de una lista de los discos del año que viene (¡2011!) se extiende un alargado paisaje sonoro que empieza en Vivaldi y termina en la puerta de la casa de Patti Smith.
Esta segunda temporada los amigos de Discóbolo continúan contando con la colaboración de D. Alonso como artista gráfico; la primera estuvo a cargo de Manuel Cuervo que nos recordó a Godard, a Jackie Kennedy, a un Bod Dylan enamorado, o la instantánea de Capa donde aparece Picasso sosteniendo una sombrilla sobre su musa en una playa catalana.
Discóbolo tiene una pequeña red de distribución gratuita por el centro de Sevilla, lo podéis consultar en su web, pero si contribuyes a su supervivencia con una aportación marcadamente simbólica te llevan el vinilo de FIERA (el proyecto paralelo de los Pony Bravo) directo a tu buzón.
Aquí no hay límites, no hay corsets ni usura, esto es un simple acto de amor a la música. Pase y déjese llevar.
http://www.revistadiscobolo.com/
Esta entrada fue publicada en Videoarte no es una opción sexual y etiquetada , , , , , , . Guarda el enlace permanente.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s